Para proteger sus pagos, Linpac elige EBICS TS

Desde 2011, Linpac Packaging Pontivy gestiona su comunicación bancaria mediante el software Exabanque. Jean Clemenceau, responsable del Servicio Informático, recuerda cómo fue la implantación de la firma digital de los pagos en la entidad.

¿Puede presentarnos a Linpac?

Linpac Packaging Pontivy es una filial del grupo inglés Linpac, fabricante de films transparentes y bandejas plásticas de uso alimentario. Por cuestiones de transporte, nuestras fábricas de bandejas se ubican lo más cerca posible de nuestra clientela alrededor del mundo (Alemania, España, Italia, Bielorrusia, China, etc.). Solo hay dos centros donde se produce film plástico alimentario: uno está situado cerca de Shanghái, en China, y el otro, al que pertenezco, se encuentra en Pontivy (Francia).

Trabajamos con 260 clientes repartidos por todo el mundo; además, un 80 % de nuestra producción está destinada al mercado internacional. En 2013 registramos un volumen de negocios de 130 millones de euros.

En Francia contamos con algo más de 400 trabajadores.

¿Cómo se organiza el área financiera en Linpac?

El departamento de Contabilidad cuenta con 11 personas, dos de las cuales se dedican a la gestión de la tesorería, los pagos y la conciliación bancaria.

En 2011 procedimos a la consolidación financiera de varias entidades. Ahora, su gestión corre a cargo de Linpac Pontivy.

¿En qué contexto y por qué motivos escogieron el software de Exalog?

Por aquel entonces, trabajábamos con un software alojado internamente que requería unos recursos humanos y financieros nada desdeñables por nuestra parte, porque teníamos que dotarnos de servidores específicos y realizar actualizaciones regulares. Cuando el protocolo EBICS sustituyó a Etebac, la solución que propuso nuestro socio no nos convenció, puesto que el coste era demasiado elevado.

Buscábamos un editor y, por recomendación de nuestro banco, nos pusimos en contacto con Exalog. En el plano financiero, el software Exabanque ha resultado ser muy competitivo. En cuanto al mantenimiento, el modo SaaS (Software as a Service) nos convenció, porque suponía una reducción considerable de los recursos internos necesarios. Las demostraciones de Exalog nos tranquilizaron en cuanto a la cobertura funcional del producto. Por ello, después de preguntar a otros usuarios del software, confirmamos nuestra elección.

A grandes rasgos, ¿cómo fue la implantación del software?

Gracias a la buena coordinación entre nuestro equipo y el de Exalog, la implantación de Exabanque se realizó progresivamente y no ocasionó grandes problemas. La migración de nuestros datos se llevó a cabo de forma muy ágil.

¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles?

Una vez configurado el software, nuestros usuarios empezaron a manejarlo de forma bastante rápida. Es una herramienta sencilla y de fácil utilización. Nuestra anterior herramienta era compleja, pero Exabanque es intuitivo y se adapta a las necesidades del día a día. La gestión de las habilitaciones es especialmente eficaz.

Cuando elegimos Exabanque, teníamos pocas aplicaciones alojadas externamente y temíamos que se produjesen ralentizaciones por culpa de nuestra línea ADSL, poco potente, o por los servidores de Exalog, que quizás estarían sobrecargados. Al final no tuvimos problemas de este tipo en ningún momento y, de hecho, los tiempos de respuesta son totalmente correctos.

Además, el modo SaaS ha reducido considerablemente nuestro mantenimiento, tal y como esperábamos.

¿Por qué razones decidieron implantar la firma digital?

Antes de 2011, realizábamos nuestros intercambios bancarios en Etebac 5, así que estábamos acostumbrados a firmar digitalmente las órdenes. Y como nuestros firmantes viajan mucho, la firma en papel no era factible desde un punto de vista logístico.

Como es lógico, en el momento de adoptar el protocolo EBICS, queríamos conservar este modo de funcionamiento. Y por eso optamos por la versión TS de EBICS.

¿Cómo se llevó a cabo su migración a EBICS?

No nos encontramos con ninguna dificultad especial durante nuestra migración al protocolo EBICS. En cambio, la implantación de las claves de la firma electrónica requirió más ajustes. En aquel momento, a petición de nuestro proveedor de claves y para garantizar su buen funcionamiento, utilizábamos una versión de Java estática, lo que planteaba problemas de seguridad. Desde hace cerca de un año, ya podemos actualizar las versiones de Java sin que afecte al funcionamiento de nuestras claves de firma.

¿Qué conclusiones puede extraer de la implantación de su entorno Exabanque en general?

De cara al futuro, y para responder a las demandas de nuestros auditores internos, pensamos en proteger el intercambio de datos entre Exabanque y nuestro ERP o plan de recursos empresariales. En concreto, queremos asegurarnos de la integridad de los registros bancarios de terceros inscritos en nuestro ERP. También estamos en contacto con el equipo de asistencia de Exalog en cuanto a este tema.

En lo que respecta a Exabanque en sí, no tenemos ninguna crítica, estamos satisfechos con el software y también utilizamos prácticamente todos sus módulos. El balance es realmente positivo.